miércoles, 3 de julio de 2024

¡¡AL ATAQUERRR!!

Llevo dos días que no puedo parar de llorar. Y no es esto que me pasa a veces de que se me derrite la rabia, porque eso más o menos lo medio controlo y esto ni de lejos. Es como si alguien me hubiera abierto las compuertas de los ojos y estuviera saliendo todo en plan presa desembalsando, sin que esté en mi mano contenerlo. Por ahora he llorado en el tren, por la calle, en el curro, en el médico y comprando el pan. Respiro profundamente para intentar seguir con mi vida como una adulta funcional, pero cuando voy a hablar se me quiebra hasta la voz. Un espectáculo dantesco, ya os lo digo.

Y lo más gordo es que no ha pasado nada nuevo que lo justifique, así que supongo que es un golpe de estado de mis hormonas, que se han hecho definitivamente con los mandos de mis emociones. Hasta ahora había habido amagos de revuelta en mis últimos síndromes premenstruales, pero que eran una broma comparado con esto. Porque podían incluso sentirse más intensos, pero tenían esa pátina de irrealidad, de limitación, de reconocerlos como un timo temporal de la cabrona de la regla. Esto es.... real. O más que real es INMENSO, INABARCABLE, imposible de obviar, de relativizar.

Me siento inundada por una masa gigantesca, colosal, inconmensurable. No es el peso, es el tamaño, la imposibilidad de distinguir principio ni fin. Hasta donde alcanza la vista todo es océano y como no me cabe entero dentro se me está desbordando por los ojos. Eso será.



Mientras intentaba seguir mi vida de adulta funcional a la vez que lloraba a mares, leí esta genialidad de arriba en Twitter. Porque, efectivamente, ya lo decía Beckett, aunque no te sientas capaz hay que tirar pa'lante, así que no queda otra que poner la mejor voz de finstro pecadorrr para gritar:


¡¡AL ATAQUERRR!!


1 comentario:

¡Eh, no te vayas sin decir nada! No tengo el superpoder de leerte la mente.