miércoles, 5 de octubre de 2011

Apoyos de familia

Hace tiempo que estoy metida en una mala racha que me tiene hasta los mismísimos. Ilusa de mí, como últimamente algunas cosas daban las sensación de estar empezando a aproximarse a estar un poquito más cerca de mejorar, pensaba que los malos tiempos se habían acabado y que empezaban los buenos. Tururú. Debíamos de estar en el descanso o algo, porque la pelea ha empezado de nuevo y me ha cogido desprevenida.

El caso es que, por poco que dure, a lo bueno te acostumbras enseguida y volver a habituarme a que todo sea EL HORROR me está costando un poco, la verdad. Por eso esta semana estoy enfurruñada y gruño a todas horas. La Speedyfamily no se aclara muy bien con mis idas y venidas, pero enseguida notan que algo no va bien e intentan poner su granito de arena para ayudarme a sobrellevarlo. A su manera, claro.

Ya os he contado alguna vez que en mi familia no somos muy aficionados a hacer demostraciones de cariño entre nosotros. Tampoco se nos da bien dar ánimos de palabra. De hecho, creo que los Speedypadres podrían ganar el concurso mundial al comentario menos apropiado en situaciones de drama total. No me entendáis mal, que ellos lo hacen con su mejor intención, pero te dicen verdades como puños en momentos en los que simplemente no tienes el cuerpo como para resistirlas. Y claro, después de una charla con ellos, no sabes si tirarte al tren o al maquinista.

Total, que como saben que lo de las palabras no es su fuerte, te apoyan con gestos que para ellos significan cosas, aunque posiblemente para el resto del mundo no. Y así pasa lo que pasa, que últimamente el Speedyhogar es un poco caos.

Speedysister Peque, que es la asesora de imagen de la familia, está todo el día dejándome sus camisetas nuevas y ofreciéndose a hacer lo que pueda para peinar mi pelo indominable. Speedymum no para de comprarme plantas para mi superguarida y de arreglarme cojines y cortinas para que lleve a mi nuevo hogar. Speedybrother emplea el arma más poderosa, su hija L., la Speedysobri más chiquitina. L. me quita todos los males, así que estos días me la dejan más rato, aunque la pequeñaja tiene una agenda de compromisos tan apretada como el Rey de España.

Y luego está Speedydad... que es otro que tal baila. Habitualmente se conforma con hacerme canelones para comer (que sabe que me encantan) y llenarme el frigo de exquisiteces, pero el otro día no le debió de parecer suficiente y me dio propina. ¡Toma ya! Llevo ocho años luchando por mantenerme en el mundo laboral como puedo, hace tres que vivo en mi propia superguarida, tengo poderes extraordinarios y he salvado al mundo de la destrucción total miles de veces... ¡y Speedydad me da propina! Aja, muy bien, veo que para él estoy en la misma categoría que los Speedysobris. Me apuesto lo que queráis a que la próxima vez que le vea me habrá comprado unos cromos de Bob Esponja.

14 comentarios:

  1. Es bonito que la familia este a tu lado. Cada uno intenta ayudar como sabe o puede. Si te regala cromos de Bob Esponja no abras el paquete, dentro de unos años igual valen una pasta jajaja
    Muchos ánimos para mi heronia favorita, el viento nunca sopla del mismo lado.

    ResponderEliminar
  2. Es lindo que estén pendientes a su modo y a su modo tratan de hacerte más leve la pena ¡que lindos! pues aunque te haya sonado rara la propina se nota que son una super familia.

    ResponderEliminar
  3. Una tia tan cojonuda como tú tenía que tener una familia igual de cojonuda :D
    Somos lo que vemos, eso dicen, te has criado en una familia buena y eso te hace ser buena persona.
    Las malas rachas pasan, yo te mando a mis supermariposas para que aleteen fuerte y alejen de ti esos malos aires que te rodean :D

    (pensé que papácangrejo te iba a pedir que enviaras los cromos para Cangrejito, jajajaja)

    ResponderEliminar
  4. Me encanta la gente que demuestra así que se preocupan por tí. Para mí vale muchísimo más que los que hablan mucho, pero luego nada. Tu padre me resulta súper tierno.

    ResponderEliminar
  5. Primero... Quiero enviarte muchos ánimos... Piensa que no llueve eternamente, lo digo por experiencia!

    Tu familia es un poco como la mia... Salvo mi madre, que en esos malos momentos es excesivamente pesada intentando psicoanalizar cada palabra y cada gesto! Pero mi padre tampoco sabe demostrar sus sentimientos (algo que desgraciadamente he heredado) o mejor dicho...lo hace a su manera!!

    ResponderEliminar
  6. Las malas rachas son eso, rachas en definitiva. Acabará por salir el sol! Ya verás! Muchos besos y muchos ánimos, guapa!

    ResponderEliminar
  7. Ja, ja, ja....propina...ja, ja, ja....lo siento pero es MUUUUUY gracioso.Vale, ya paro, lo siento pero mientras seas capaz de ver tras sus curiosos actos la verdadera intención....todavía hay esperanza.

    ResponderEliminar
  8. Papacangrejo, eres todo un visionario, no se me habría ocurrido sacar pasta de los crmos de Bob Esponja... (y gracias!)

    Patito, sí que son una superfamilia, con sus cosas, como todos, claro...

    Eso, eso, Bolboreta, manda tus mariposillas que falta me hacen ;P, gracias. (Yo también pensé que los cromos eran para Cangrejito...)

    Doctora, Speedydad es más bien torpón que tierno, pero todo con la mejor intención.

    Nikita, es que eso de no expresar viene de familia... está claro. Y gracias tb a ti.

    Fle, ¿seguro? Gracias y AUPA tu tb!

    Ya Pseudo, es que Speedydad tiene cada cosa...

    ResponderEliminar
  9. Ánimo, te mando todo los que puedo, Y la family ellos son así, no la elegimos, así que bueno al menos te apoyan a su manera.
    Ya verás como mañana sale el sol

    ResponderEliminar
  10. ¡Ayy, la family! Eso si que son superpoderes para luchar contra todo.

    ¡Bloqueo de hielo y láser cacatrónico para esa mala racha, Speedy!
    Ah, y la fuerza blogger ;)

    ResponderEliminar
  11. Apple, thanks, a ver si es verdad

    JuanRa, no había contado con la fuerza blogguer, es verdad!!!!!!! Eso siempre ayuda! Gracias!

    ResponderEliminar
  12. En mi familia pasa igual. No somos nada cariñosos entre nosotros pero cada uno a su manera demuestra el apoyo y lo que siente por los demás con detalles.
    Mi padre es mucho de propinas. Cuando era pequeña y estaba triste y me ponía a llorar y lo pasaba fatal me daba dinero... no me consolaba para nada pero el pobre no sabía hacerlo de otra forma.
    Ahora, que me haría más falta, no lo hace ¡ironías de la vida! jajajaja

    ResponderEliminar
  13. Ayyy, llego un poco tarde, pero te mando muchos ánimos. Mi familia también es un desastre expresando afectos, pero luego somos como una piña y cuando te das cuenta es muy reconfortante.
    Seguro que pasa la mala racha, Speedy, y ya sabes que cuando cambia el viento no hay más que acomodar las velas a su favor.

    ¡¡Que no decaiga!!

    ResponderEliminar
  14. Naray, madre mía estos padres... XDDDD

    Gracias Gallinica, en ello estoy, en ajustar las velas.

    ResponderEliminar

¡Eh, no te vayas sin decir nada! No tengo el superpoder de leerte la mente.