viernes, 24 de mayo de 2019

Agua y sed

Tengo pendiente escribir aquí. Lo sé. No me olvido sólo que ahora mismo, simple y llanamente, no me da la vida. Pronto esto cambiará, me temo, pero no adelantemos acontecimientos. Por ahora os dejo un temazo. Y dentro de nada vuelvo por aquí.

Ale, por la sombra, bombones.



jueves, 2 de mayo de 2019

PorCu al volante, peligro constante

Ya es gordo tener en la cabeza un trol por culero de las dimensiones e intensidad del que tengo yo, que está fuerte y musculado al nivel del primo de Zumosol. Pero si encima el trol en cuestión tiene un nivel de paranoia que hace parecer a la Reina de Corazones de Alicia en el País de las Maravillas una niña inocente y confiada pues apaga y vámonos.

Porque la triunfada que se pegó PorCu el otro día llegó a unos extremos que si no lo veo no lo creo. Impresionante, oye. Os lo voy a intentar contar bien a ver si se entiende, pero vamos, no os lo vais a creer porque es increiblemente increible. De flipar.

Hay uno por ahí que me hace tilín. Alguien nuevo, digo. Esto sí que es un callejón sin salida total, así que me dedico a disimular con todas mis fuerzas porque no quiero que se entere ni loca. No es el momento, no es el lugar, no son horas... que no, vaya, aquí si que no hay discusión. Así que disimulo todo lo que puedo. Se ve que no lo suficiente, porque a veces creo que el maromo en cuestión se lo huele. Pero sólo a veces. Otras pienso que todo son imaginaciones mías, igual que cuando te manchas de mayonesa el pantalón, no puedes pasar por casa a cambiarte y te obsesionas con que todo el mundo se fija en el lamparón cuando la realidad es que el 90% de la gente ni se ha dado cuenta. Pues un poco lo mismo.

Hasta ahí bien, nos pasa a todos, supongo. Y ahora es cuando PorCu se marca su numerito estrella.

Coincido con Maromazo es un sitio en el que no solemos coincidir. Me alegra, no os voy a engañar, pero iba a ir a allí igualmente. No voy por él. Ni siquiera estaba segura de que estuviera, era una posibilidad en la que pensé, pero que no decidió mis planes.

Maromazo se sorprende al verme porque no suelo estar en ese sitio a esa hora. De hecho, es cierto, días antes dije que estaría en otro lado. La realidad es que en mi vida no se pueden hacer planes con esa antelación porque las cosas cambian a un ritmo que si parpadeas te lo pierdes. Maromazo no tiene por qué saber eso y pregunta, SIN NINGÚN RETINTÍN,

-¿Hoy no ibas a ir a otro lado?

Ante esta sencilla e inocente cuestión, PorCu entra en crisis paranoica total.

MEEEEECCC, MEEEEEEEEECCC, ALARMA POR RIDÍCULO INEXISTENTE MEEECCC

May Day, May Day, Maromazo se piensa que hemos venido aquí para coincidir con él. Se cree que le perseguimos. Vamos a morir todos. Repito, vamos a morir todos. Paso a modo manual para aterrizaje de emergencia

Speedy pierde el control, entra en barrena, se bloquea, se pone en modo bicho palo y se dedica a actuar rarísimo. Ra-rí-si-mo. Una catástrofe.

Si mi yo cuerda hubiera estado allí, habría resaltado lo evidente:

1.- Maromazo no se ha coscado de que te hace tilín y por tanto, no lo ha dicho con segundas.
2.- Suponiendo que Maromazo se huela el tinglao, no le va a dar para pensar que vas a un sitio u otro porque esté él o no. Es un tío. Son más simples que todo eso.
3.- Suponiendo que Maromazo le de por pensar que has ido porque está él, no le va a terminar de cuadrar que primero vayas a un sitio y luego a otro porque no te sabes sus horarios, ¿no? Quiero decir, que si se cree que le persigues en plan "Atracción Fatal" (que es lo que el paranoico de PorCu ha dado por seguro y por eso ha entrado en crisis) lo lógico es que piense que sabes donde va a estar, no que vas probando al tuntún a ver si hay suerte. Nadie se imaginaría tal complicación. Es un tío, no un guionista de Juego de Tronos.

La Speedy cuerda habría recordado todo esto y evitado que cundiera el pánico. Pero la Speedy Cuerda no estaba, había dejado puesto el piloto automático. Nadie al volante.O peor, PorCu al volante.

Que el cielo nos coja confesados. No va a haber supervivientes.

Houston, tenemos un problema.

viernes, 26 de abril de 2019

Miedo con cosas




Miedo a hacer el ridículo.
Miedo a ser ridículo.
Miedo a convertirse en un cliché.
Miedo a ser uno más.
Miedo a no ser suficiente.
Miedo a lo desconocido.
Miedo a que fuera demasiado bonito para ser verdad.
Miedo a que sea difícil.
Miedo a que salga mal.
Miedo a no estar a la altura.
Miedo a equivocarte.
Miedo a perder el tiempo.
Miedo a que te hagan daño.
Miedo a perder lo poco con lo que te conformas.
Miedo a saber lo que viene después.
Miedo a que lo de después sea aún peor.
Miedo a que después no haya nada.

Al miedo ni agua.




domingo, 21 de abril de 2019

Canciones para convencer

Dicen que cuando tienes el corazón roto te parece que todas las canciones hablan de ti, de tu historia, de lo que te ha pasado y de lo mucho que estás sufriendo. En esos momento te das cuenta de el 90% de los temas musicales que escuchamos van de amor y de DESAMOR, porque al final las dos caras de esa moneda es lo que mueve el mundo.

Bueno, pues sí, claro, es verdad, pero yo tengo algo que aportar. Porque hay un spinn-off de este asunto al que no se le concede casi atención y que está también muy presente en la banda sonora de nuestras vidas: el momento persuasión. Convencimiento. Esa época en la que tú ya tienes clarísimo que el maromazo de turno tiene posibilidades, que funcionaríais estupendamente juntos pero el otro aún no está en el tema. Por lo que sea, ¿eh? Porque no se ha coscado y tú no se lo has dicho, porque está a por uvas, porque tiene sus propias movidas el hombre... Por la razón que sea el ínclito no se ha pispado pero tú lo ves tan cristalino que no paras de hacer listas mentales de motivos por los que ganaríais el premio a la pareja del año. Y mientras le miras tratando de disimular y de pensar eso más bajito (porque lo piensas tan alto que casi se te puede oír) por lo altavoces se oyen cosas como estas.



Y tratas de continuar la conversación sobre el tiempo o sobre cine o sobre lo que sea que esteis hablando mientras piensas, aún más alto que antes: "Maromazo, hijo mío, escucha a Inna y Daddy que tienen más razón que un santo. Deberíamos ser más que amigos. No sé si leen a Kierkegaard y puede que no estuvieran muy sueltos refutando a Kant, pero de lo que saben, saben. Hazles caso, anda"

Maromazo de Turno no parece reparar en el importante y profundo mensaje de la música, así que tratas de mantener la normalidad hasta que 10 minutos después desde lo altavoces te llega otra bomba.




Estos dos son otros que no tienen pinta de ser los próximos ganadores del Nobel, pero bueno, se nota que el José este y el otro colega han echado muchas horas en bares tratando de llevarse al huerto a pobres incautas, porque por lo menos lo dicen de manera original. De hecho, es exactamente lo que tú le dirías ahora mismo a Maromazo de Turno: voy a negociar con Cupido que seamos más que amigos. Pero vamos, que ya lo están diciendo estos dos iluminados de la gorra pa'trás por ti y Maromazo sigue a por uvas. Así que pasa al ataque nada menos que Meghan Trainor





Que a estas alturas piensas: Hay que ver la de gente que ha pasado por lo mismo que yo. Meghan, hija mía, ¿a ti te salió bien? Y como se lo dijiste, ¿con esta canción? Porque a mi este tema musical no me está funcionando, Maromazo no se da por aludido...

Podría seguir, porque os sorprendería la trascendencia que tiene este asunto en la historia sonora reciente, pero vaya, ya os hacéis una idea. De todas formas, es una tranquilidad saber que no soy la única que tiene este problema. Mal de muchos consuelo de tontos, pero por lo menos es un consuelo, ¿no?

viernes, 5 de abril de 2019

Speedy, no la cagues

A ver como resumo esto, porque no quiero dar la chapa, pero este tema lo tengo que contar, aunque sea en plan telegrama.

Estaba en una época bastante mierder de mi vida. Me dio el Jamacuco Supremo. Le vi las orejas al lobo. Empecé a pasar de todo y a hacer lo que me salía del unicornio, que en este mundo estamos dos días y uno nos lo pasamos durmiendo. Ahora ha aparecido de la nada una oportunidad para cambiar mi vida. Incluso diría que, si hay suerte, para mejorarla. Es una lotería con altísimas probabilidades de que no toque, es cierto, pero como en el Gordo de Navidad hay que jugar por si acaso, para dormir tranquilo no vaya a salir el número del curro, del bar de siempre o de la comunidad de vecinos y todos se hagan millonarios menos tú. Así que ahí estoy, comprando décimos metafóricos como una loca y sin pensar en las consecuencias si la cosa se tuerce. Ya cruzaremos ese puente cuando lleguemos a ese río.

El tema es que el 99% del resultado del sorteo no depende de mi pero hay un 1% que sí. Por eso TENGO que estar a la altura, para que, si al final no toca, esté claro clarinete que no ha sido culpa mía sino de la suerte, que es esquiva y desagradecida. Y ahí viene cuando la matan, claro.

Porque ya nos vamos conociendo. Quien haya pasado de vez en cuando por aquí sabe que cagarla en los momentos clave es mi superpoder más desarrollado. Me pongo nerviosa, vacilo, me ofusco, dudo de mi capacidad. Dejo que mi propia mente me boicotee y mine mi rendimiento. Un cuadro, vaya.

Esto ERA así. Últimamente un poco menos porque pasar de todo y hacer lo que me sale del unicornio ayuda a relajarse, la verdad, pero quien tuvo, retuvo, no os voy a engañar. Así que desde que me levanto hasta que me acuesto tengo un solo pensamiento en la cabeza, repetido una y otra vez. Decidlo conmigo, a ver si entre todos unimos fuerzas y funciona más. Venga, todos a la vez:

Speedy, no la cagues.

Por-fa-vor.

viernes, 29 de marzo de 2019

Coversaciones gimnásticas1

-¿Vienes a la fiesta de fin de trimestre?
-No sé si iré, estas no van, no voy a  conocer a nadie.
-Hombre, que estaremos los profes
-A ver, pero que ya me sé como va esto, estaréis con vuestras groupies, habrá que coger turno para hablar con vosotros.
-¿Como que VUESTRAS groupies en segunda persona? Jo, yo pensaba que eras una de MIS groupies.
-Hombre, pues no, yo soy una habitual de tus clases, pero convendrás conmigo en que se me puede ubicar más en la oposición, eso sí, ejerciendo una oposición leal y responsable. Buenooo, no, pensándolo mejor no, porque eso sería si esto fuera una democracia y de eso nada.
-En eso llevas razón, cuando quiero endurecer el nivel de la clase lo endurezco, da igual lo que haya salido en la votación previa. Eso es cierto.
-Así que, como estamos en una dictadura, más bien se podría decir que soy una opositora del régimen, una disidente jajaja.
-Jajaja, sí hija, porque a quejica no te gana nadie.
-No, perdona yo no soy quejica, soy honesta y sincera, que la sinceridad es la base de toda relación sana. Tú dices que la sesión ha sido fácil y divertida y los demás te ponen una sonrisa hipócrita como dándote la razón. ¡Hatajo de mentirosos!
-¡Aaaala, qué bruta eres!
-No, de bruta nada. Tú eres un solazo de hombre, yo te quiero y tú lo sabes, pero te gastas un nivel de hijoputismo gratuito en las clases que es una cosa ya de preocupar. Así te lo digo. Lo que es, es.
-Creo que es la declaración más bonita de amor-odio que me han hecho jamás.
-Y sin despeinarme jajajaja

lunes, 18 de marzo de 2019

¿Qué os gustaría hacer antes de palmarla?

Estoy haciendo mi lista sobre las 10 cosas que hacer antes de morir y me está costando la vida misma, la verdad. Por un lado porque decidirse SOLO por 10 cosas, ¡pufff! Y por otro... Bueno, es difícil de explicar. El caso: necesito colaboración. Estoy haciendo encuestas en mi vida en 3D y ahora en estos mundos interneteros sobre lo que pondrían ellos en su propia lista, así que, queridos lectores, os pregunto:


¿Que os gustaría experimentar antes de cascar el peine?