viernes, 10 de enero de 2014

Bus y más bus

No se puede decir que yo sea la persona más energética del mundo, pero habitualmente me las solía apañar bastante bien para estar todo el día a tope de power. Ahora la Supermovida, mi curro, defender a la Humanidad, pelearme con el alemán (el idioma, no un maromazo germano, que ya me veo que alguno se piensa lo que no es) y echarle un ojo a una Speedyfamily cada vez más enorme me deja las reservas de energía bastante tocadas, pero no es lo que me agota. Lo que realmente me deja para el arrastre es trasladarme de unos marrones a otros. Eso es un horror.

Creo que era John Lennon el que decía que la vida es lo que te pasa mientra tú te empeñas en hacer planes. Bien, pues eso sería para él que como buena pop star que era le llevarían en coche a todos los lados. Para los pobres desgraciados que, como yo, nos movemos en transporte público, la vida es lo que pasa mientras esperas el autobús. O mientras casi mueres aplastada en el bus. O mientras buscas las nuevas paradas de los recorridos de bus que a algún iluminado mandatario de Speedytown se le ocurre cambiar cada cinco minutos. Si Lennon hubiera tenido que vivir este drama ya veríamos si le había hecho una canción a un submarino amarillo o a un autobús rojo.

Total, que como ya habréis supuesto a estas alturas de la entrada, yo cojo mucho el bus. Muchísimo. Mi superguarida y mi curro están una en cada punta de Speedytown, así que yo me levanto cada mañana, atravieso el Pais de las Maravillas, cruzo Hogwarts, mato a la Bruja Blanca, salvo Narnia y si hay suerte, llego sin problemas a mi lugar de trabajo. Allí paso las horas del estrés del averno (que de vez en cuando incluyen otros dos magníficos paseos por la ciudad en transporte público), y vueeeeeeeeelvo a coger el bus para ir a sufrir en alemán a otra punta de la ciudad, distinta de la de mi superguarida. Paso dos horas la mar de entretenida sin entender ni torta de lo que dice la profe y me las piro a la Supermovida, adonde llego 45 minutos más tarde y ¡oh, sorpresa! en autobús. Allí me resigno a estar un buen rato oyendo blablablabla y cuando ya no puedo ni con mi vida viene Ambrosio con los Ferrero Rocher y la limusina y me acerca a casa (modo irónico on). Qué vida más dura.

Aún con todo, yo no llevaría tan mal este tema si por lo menos fuera ligera de equipaje. Pero no. Nada más lejos de la realidad. En mi maravillosa confraternización con los diversos medios públicos de transporte de Speedytown me acompañan cada día los apuntes de la Supermovida, el libro de alemán, el cuaderno, el diccionario, el ordenador del curro (que es ligero y manejable al más puro estilo zapatófono del Superagente 86), cables varios y las absurdeces totalmente inexplicables que aparecen en mi bolso cuando menos te los esperas. Absurdeces nivel un matasuegras. Y si, cuando lo vi yo también puse la misma cara que tenéis ahora mismo vosotros.

Que bueno, ahora que lo pienso, si los Speedysobris me cuelan matasuegras en el bolso en Nochevieja y yo no me doy ni cuenta hasta el 9 de enero, igual me merezco lo del autobús y todo lo que me pase, ¿no?

¡¡FELIZ FIN DE SEMANA!!

10 comentarios:

  1. Hace tiempo que no cojo el autobús, me muevo en metro, en cercanías o en mi alfombra voladora, cuando no está para lavar.

    Lo del matasuegras me parece un sistema estupendo contra violadores, además hace ruido y todo :)

    ResponderEliminar
  2. Yo te entiendo un poco. En una época de mi vida vivía en Campamento, me trasladaba a Canillejas a trabajar, despues a Canal a la universidad, y por último a Embajadores a hacer Kendo, es decir, esgrima japonesa. Así que llevaba al curro la impedimenta propia del curro, el material de la uni y -y esto no es coña- la ropa de kendo, 2 katanas de entrenamiento de madera y una armadura. Todo ello era un bulto insostenible, la verdad. Bueno, 2 bultos y una funda con espadas. Terrible. Por si no conoces Madrid, he nombrado cada sitio por su estación de metro para que, si usas un plano de metro veas que canillejas y campamento son los extremos de una misma línea.

    ResponderEliminar
  3. ¿A qué esperas para contratar una limusina con chófer? y de paso a un sherpa para que te lleve todas las cosas... y no te preocupes por la pasta, con tus superpoderes atracas un banco en un visto y no visto y listo, oye ganarías mucha calidad de vida! xDD

    ResponderEliminar
  4. Yo también tuve una época de mucho autobús, así que te entiendo. Bueno, te entiendo más o menos, porque yo nunca llegué a encontrar la parada de Hogwarts... :P

    ¡Feliz fin de semana, viajera!

    P.d. Qué grande era Ambrosio. :D

    ResponderEliminar
  5. Chica y no hay un bus directo de tu casa al trabajo que tienes que pasar por todos esos sitios? ira que seguro que hay una línea más directa. y no no te mereces que todo lo que te pasa, ahora en el curro podrían ponerte un tablet o algo no?

    ResponderEliminar
  6. Doctora, di que sí, las alfombras voladoras son lo mejor para moverse por la ciudad, lo malo es lo que se ensucian por las cagadas de los pájaros, pero bueno, alguna desventaja tenían que tener jajaja

    Jodo, Holden, dos katanas de madera, eso ya es otro nivel jajaja (Por cierto, me hace gracia que llames al equipo de trabajo "impedimenta", sólo había oído a Speedydad emplear ese término. Ya pensaba que se lo había inventado jajaja)

    Tomate, si mis superpoderes sirvieran para atracar bancos yo viviría mucho más feliz, donde va a parar. No necesitaría limusina para volver del trabajo porque NO trabajaría jajaja

    Tarambana, muy grande. Ambrosio era muy grande. ;P

    Papcangrejo, en mi curro podrían hacer taaaaaaaaaaaaantas cosas que no hacen, además de lo de la tablet...

    ResponderEliminar
  7. Admito que es una manera vieja de llamarlo, no te voy a engañar. ¿De que trabaja Speedydad?

    ResponderEliminar
  8. en noruega curraba en tres sitios distintos, cada uno en un sitio distinto (a cual más alejado) . Terminé pasando más tiempo en medios de transporte diversos (bus incluido) q en el trabajo en sí. Aprovechaba para leer y estar como tú en Hogwarts, Narnia, Cetaganda o wherever (hvor du som helst, q dicen los noruegos)(no nos vimos allí ninguna vez, vayapordeus!). Acabé teniendo problemas de ciática, jajajaja.
    Pero el colmo era hace unos cuantos años, cuando curraba en una radio pública de prácticas y cobraba menos de lo que me costaban los buses para alcanzarla... a cambio, allí estaba en la mejor compañía del mundo...
    Hasta que consigamos la teletransportación hay que joderse y resignarse o ver las cosas como el prota de la Montaña Mágica, subido en un tren camino del balneario...
    Un besote o dos,
    rafarrojas

    ResponderEliminar
  9. Empiezo a pensar que tú eres de las que se complican la vida.
    Si vives en esa ciudad que rima con maravilla ¿porqué dejaste la bici?
    Lo de llevarte el patatoportatil a casa es porque no tienes uno propio?(yo no lo tengo pero antes no me conecto que llevar peso).
    Las clases de alemán ...si no hay vikingo de por medio...dejalas muchacha...tienes que aprender a soltar lastre criatura...te va a dar algo.

    ResponderEliminar
  10. Holden, ¿por? ¿Es que "impedimenta" es un término propio de alguna profesión en concreto?

    Rafa, jodo, pues en Noruega, además del estrés, te morirías de frío, ¿no?

    Pseudo, el patatoportatil lo tengo que llevar para trabajar fuera de la oficina y luego lo tengo que arrastrar durante todo el día, porque volver a la oficina a dejarlo me lleva mucho tiempo y tampoco paso por casa para ir de unas movidas a otras de mi vida, así que no hay más remedio que cargarlo. Y respecto a lo de soltar lastre hay tanto que decir... que voy a escribir una entrada. La publico mañana y ya si eso te explico allí ;P

    ResponderEliminar

¡Eh, no te vayas sin decir nada! No tengo el superpoder de leerte la mente.