lunes, 16 de enero de 2012

Borrar

En lo que a escritura se refiere ( a mi escritura, digo, a las chorradas que me salen de la cabeza y que pongo en palabras) el mejor consejo que me han dado es muy sencillo: borra. Borra todo lo que puedas. Borra siempre. Como es lógico, al principio me mosqueé porque creí que me estaban recomendando cuidar ficus en lugar de perder mi tiempo dándole a la tecla, lo cual decía poco de mi talento para el tema. Después lo comprendí.

Una vez que has llenado páginas y páginas de palabras que han nacido en algún lugar de tu mente, te das cuenta de que lo mejor siempre viene cuando ya estás metido en faena. O tienes una idea asombrosamente clara de lo que quieres decir y como, o la mayoría de las veces el principio de tus textos es lo peor del conjunto. Estás disperso, le das vueltas innecesarias a las cosas, empleas palabras poco acertadas. Lo que viene siendo estar en frío, vaya. Conforme tecleas, los dedos se templan, las ideas forman una fila en la puerta de tu mente para salir (no siempre ordenadamente) y el final comienza a verse más claro.

Escribir y borrar tiene tres ventajas principales:

-Elimina el famoso miedo al folio en blanco por el que tanto lloriquean algunos escritores. Que vale, que son unos flojos y tampoco es un drama para cortarse las venas, pero los blogueros sabemos bien que el cuadro vacío de "nueva entrada" impone un poco. Sobre todo cuando no sabes qué contar o cómo explicarlo. Escribe cualquier cosa y fin del problema. Total, luego lo vas a borrar...

-Ayuda a podar hojarasca innecesaria. Góngora no estaría de acuerdo conmigo, pero, en mi opinión, si algo se puede expresar en dos palabras, siempre quedará peor si lo dices en tres. La dificultad es elegir esas palabras bien, tan bien como para que el lector no se plantee que eso se podría haber dicho de otra manera. Hacer que parezca sencillo algo que en realidad es tremendamente complicado. Cantidad no siempre es calidad.

-Es la única manera de coger el "segundo rebote". Éste es un término que se utiliza en las improvisaciones teatrales, cuando se tiene que crear una historia en escena, sin guión y en tiempo real. Alguien, que seguramente está bastante girado, te dice una frase a partir de la cual tú tienes que montar una situación completa: decidir qué personaje eres tú, quién es él, qué relación os une, qué va a pasar, cuál será el problema que hay que resolver... y todo ello en los escasos tres segundos que hay de margen en una conversación normal para dar una respuesta sin parecer lerdo.

Lo habitual en estos casos es aturullarse, poner el piloto automático y dar una respuesta sencilla con lo primero que nos viene a la cabeza, muy relacionado con los que nos han dicho. Mesa-silla, cielo-azul, zapatos-calcetines. Sin embargo, las buenas ideas vienen "en el segundo rebote", en la idea que se genera a partir de la primera. Zapatos-calcetines-frío-nieve-El Yeti. ¿Qué tiene que ver un zapato con El Yeti? Nada, por eso es buena idea para construir algo de cero. Y para tenerla hemos necesitado 4 rebotes. No sé si me estoy explicando...

Total, que ya sabéis a qué viene esta entrada, ¿no? Es el resultado de escribir y borrar en otra que iba a tratar sobre las diferencias entre hombres y mujeres. No me preguntéis como he llegado aquí, he perdido la cuenta del número de rebotes...

16 comentarios:

  1. Interesantísimo, de veras ^^
    Y muy útiles consejos. Hay que tenerlos en cuenta.

    (el farragoso comienzo que largué en este comentario ya lo he borrado) xD

    besos

    ResponderEliminar
  2. Iba a dejar un solo punto (.) huérfano pero quizá era llevarlo demasiado lejos. Me ha parecido interesante la teoría de los rebotes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Tienes toda la razón, a mí me ha pasado un montón de veces; empiezo a escribir un post y acabo borrándolo todo para escribir sobre algo completamente distinto.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo, lo bueno si breve, dos veces bueno, pero para eso antes hay que escribir mucho y borrar más.

    ResponderEliminar
  5. Yo mejor espero a la entrada de las diferencias entre hombres y mujeres porque yo rara vez borro.Si borrara, es más, si siquiera releyera, no publicaría nada.

    ResponderEliminar
  6. Pues sí, buena estrategia esta de escribir y borrar. Y muy bien explicado lo de los rebotes: sabía que se hacen cosas de este estilo en teatro, pero no sabía el nombre y demás.

    Te ha quedado una entrada muy interesante. No sé qué tal estaría la de diferencias entre hombres y mujeres, pero los rebotes han desembocado en un buen resultado. Intentaré utilizar tus técnicas de vez en cuando.

    Buena semana!

    ResponderEliminar
  7. Lo de los rebotes me ha traido a la mente el hecho de que en 5 "saltos" o menos, puedes conocer a cualquier persona del mundo (tu -> tu tio -> un politico de media escala -> un ministro -> el presidente del gobierno -> el rey)

    Curioso, esto de las asociaciones... sigue asi, Speedy!

    ResponderEliminar
  8. jajaja, Raindrop, ya me parecía que rea un comentario corto para lo que suelen ser lo tuyos ;P

    Rorschach, lo del punto habría sido desconcertante, pero conciso, que duda cabe XDDDDD. Me alegro de que te haya interesado.

    Doctora, la asociación de ideas, que es así... Pero seguro que borramos guay, eh? ;P

    Miss Hurry, ¿a que si?

    Aaaaaaaaaaaala, Pseudo, qué exagerada eres! ;P

    Taramba, pues la de hombres y mujeres estaba quedando más bien regular, por eso la dejé ;P Pero queda pendiente. porque hay cosas que quiero decir sobre eso. ;P

    Gracias y buena semana a ti también!

    ResponderEliminar
  9. Supongo que lo de borrar es lo que hace que los que borráis escribáis mejor que los que no lo hacemos.

    Yo no borro. Tal cual me pasa por la cabeza se queda. Tiene su lado malo y su lado bueno.

    Pero si tienes que borrar, borra, mientras el resultado te quede tan chulo como te queda siempre, todo va bien

    ResponderEliminar
  10. De zapatos al Yeti, de diferencias entre hombre y mujeres... a borrar.

    Me encanta tu ultravelocidad improvisando. Eres una blogger de pata negra :D

    ResponderEliminar
  11. Anónimo,pues sí, es un poco eso... pero con ideas! (Yo me sabía que todo el mundo tiene relación con kevin Bacon en al menos quinto grado, había hasta una ápgina web, no? jajajaja

    Bich, pues no creo que por borrar quede ni mejor ni peor una entrada... es que cada uno tiene su técnica. Si no yo borrara me quedarían posts larguísimos, difusos y en los que se entendería maś bien poco. Si tú consigues que no te pase eso sin borrar... pues mejor que mejor! ;P

    JuanRa, mira quién fue a hablar! ;P Pero tengo curiosidad, ¿tú borras?

    ResponderEliminar
  12. El día que escriba algo interesante o que valga la pena aplicaré tus técnicas para mejorarlo, tardaré.

    ResponderEliminar
  13. Jaja yo creo que a veces es mas complicado a veces describir algo en 2 palabras que en 3.

    Yo por suerte en mi blog solo pongo chorradas, si escribiera no tendria seguidores xD.

    Saludos, Juanjo.

    ResponderEliminar
  14. Yo más que borrar dejo en borrador infinito determinados post. No es lo mismo, pero el resultado sí.

    Ójala se pudiera hacer lo mismo que cosas que hacemos, no? qué facil! "delete".

    [debería haber borrado el comentario]

    XDD Bs!

    ResponderEliminar
  15. Papacangrejo tu YA escribes cosas que merecen la pena, no digas esas cosas...

    Juanjo, yo también creo que a veces es más difícil decir las cosas en 2 palabras que en tres.

    Adalias, yo tb tengo borradores infinitos... creo que ya voy por 21 y subiendo. ;P Y por qué vas a borrar este comentario, tontaca? ;P

    ResponderEliminar
  16. Yo borro mogollón. Y aún así mira que longanizas me salen. :p
    Pero es que a veces pienso "O lo cuento todo o no lo cuento", sin tener en cuenta la pereza que puede dar al que llega ver un mazacote de letras.

    ResponderEliminar

¡Eh, no te vayas sin decir nada! No tengo el superpoder de leerte la mente.